¿Me compro una Luger?

 

¿Me compro una Luger?

Lo que debes saber sobre una Luger para Tiro deportivo

Autor: Antonio Álvarez Castellano

Dada la excelente acogida que tuvo un artículo que sobre este tema realicé hace ya un tiempo en formato digital, he querido ahora ampliar notablemente su contenido y mejorarlo en muchos aspectos para hacerlo llegar en exclusiva a los lectores de Armas Internacional.

Por la extensión del mismo lo hemos dividido en distintos apartados que se publicarán en varios números de esta revista.

En los números 1 y 2 de esta revista se han publicados ya numerosos datos e imágenes de las pistolas Luger-Parabellum, a las que llamaremos sólo Luger a partir de ahora en este artículo por ser con esa denominación con la que se nombra más frecuentemente a estas armas, aunque se llamaran en un principio, y durante muchos años, con los dos nombres mencionados.

Recordaremos de todos modos que se creó por Georg Luger a partir de la primera pistola semiautomática considerada como tal en la historia, la Borchardt de 1893,al haberse fabricado en serie y por su cierto éxito comercial. También que estuvo lista en 1898 y que dos años después la adoptó el Ejército de Suiza, existiendo de ellas un buen número de versiones que se fabricaron por muchas empresas durante años, y de las que todavía hoy existe una importante marca alemana que las ha “vuelto a producir”, después de
ocho décadas y en una carísima edición limitada.

Un atractivo dividido

Pese a esa larga y variada serie de fabricantes a lo largo de muchos años, es innegable que parte del atratcivo que genera en ciertas personas se relaciona con los ejércitos de la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial, y todavía ese atractivo es mayor si ven en ellas estampados cuños con aguilitas sobre esvás􀆟 cas o similares. Pero es que algunas de éstas son también las que adquieren un más alto valor en el mercado de la militaria. Pese a esa posibilidad, yo prefiero las construidas antes de la II G.M., y más concretamente las que se hicieron entre los años 1900 y 1917, pues a mi entender son las más precisas y mejor construidas. Un pres􀆟 gioso coleccionista Americano de estas pistolas afirma en sus escritos:
“If it’s made after 1918... it’s a reproduction” (Si está hecha después de 1918... es una reproducción).

Pero volviendo al planteamiento del atractivo innegable suscitado por la Luger, a otras personas –como insisto es mi caso–, nos atrae ante todo la perfección o singularidad de sus mecanismos, y hasta la impre- sionante precisión que sigue pudiendo obtenerse con estas armas, a veces centenarias, sobre un blanco de tiro deportivo a 25 metros.

De todas formas, mejor será no hacer mucho caso de los diferentes gustos (que ya dicen los hay para todas las ocasiones), pues no es el caso crear polémicas. Al fin y al cabo hablamos de pistolas Luger, fueran construidas en los primeros años de su historia o en los últimos.

De cualquier modo, antes de abordar el contenido del artículo he de decir que mi intención es asesorar sucintamente a los afi cionados y tiradores que nunca tuvieron una Luger, pero que empiezan a sentir curiosidad y hasta se están planteando si adquirir una. Comencemos por tanto:

Por qué comprar una Luger

  1. a) Como objeto de colección o inversión. Creo que es imprescindible nombrar esta posibilidad, pero no quiero ahondar demasiado ahora en este aspecto (lo dejaremos para un futuro reportaje), pues existen gran cantidad de modelos y versiones, y habría que fijarse en demasiados detalles. En cualquier caso, si quiere que su Luger tenga valor de colección, un valor que posiblemente suba cada año, su arma ha de encontrarse en el mejor estado posible, y algo fundamental es que su pavón sea original aunque esté algo desgastado (insisto en que es muy importante que sea original), y lo más deseable también es que tenga todas sus piezas con la misma numeración. Sin duda que es difícil conseguir ejemplares con impresionante precisión que sigue pudiendo obtenerse con estas armas, a veces centenarias, sobre un blanco de tiro a 25 metros.

¿En qué he de fijarme antes de comprar una Luger?

Hay muchas cosas en las que fijarse para saber si su valoración es correcta, pero como pretendemos una pistola para Tiro, nos centraremos en los puntos que afectan al correcto funcionamiento y a la precisión.
a) Como en todo tipo de armas, si pretendemos tener precisión es indispensable comprobar las condiciones del estriado del cañón. No obstante, conozco numerosas Luger (y otras armas de tipo histórico), en las que aunque el estriado esté un tanto desgastado aún pueden ofrecernos una buena precisión.
b) Es importante tener en cuenta que en caso de fallo mecánico o rotura de una pieza sea fácil de encontrar repuesto, y afortunadamente existen muchas empresas en la Unión Europea especializadas en los recambios de estas armas; pero hay que recordar también que son varias las piezas principales que exigen necesidad de documentos y burocracia para su importación, son las llamadas piezas esenciales: cañón, armazón y cabeza de cierre en el caso de las Luger, que no tiene una corredera “típica” como la mayoría de las pistolas...

(Seguir leyendo en el Nº 3 de Armas Internacional. Artículo de 8 páginas y 33 fotografías. Visite www.revistarmasinternacional.com y entre en nuestra desde nuestra tienda OnLine si desea adquirir la revista en formato impreso o digital. PDF. Puede también consultar o descargar el índice completo de los 90 números publicados)