Rifle Mauser 03 África: "Palabras Mayores"

 

Texto y fotos de Luis Pérez de León.

La versión África no es la primera de las creadas desde el Mauser 03 que he probado. Tengo experiencias que incluyen hasta un safari de medio mes en el Continente Negro que influyó evidentemente para apreciar con más rigor y validez la calidad de este arma, la que en concreto me parece más destacable entre todas las que se fabrican con posibilidad de intercambiar los cañones y con sistema de cerrojo “tradicional”.

La comentaba yo en otro artículo que de esa manera (con dos semanas en el paraiso de la caza, y con el arma en las manos desde el amanecer hasta bien entrada la noche muchas veces), era como se debían hacer las pruebas de todos los rifles de caza. Fue en 2010, cuando viajamos a Sudáfrica acompañados (mi hija Diana y un servidor de ustedes), de un Mauser 03 Extreme y de un Blaser R8, ambos con dos cañones de distintos calibres y sendos visores adecuados para practicar la caza sobre diferentes antílopes, y contando con la posibilidad de hacerlo también sobre algún búfalo. Y padre e hija (y ella lleva desde muy jovencita tirando y cazando con muy distintas armas, y ya con seis safaris en su curriculum), probamos extensamente esos rifles y los intercambiamos en más de una jornada para poder ofrecerles además un amplio artículo que se publicó en la revista Armas, cuya desaparición en enero de 2012 supuso el posterior nacimiento de esta Armas Internacional.

Evolución fenomenal e indiscutible

Aquella “prueba africana” reconfirmó en mi caso el cambio del Blaser R93 que poseía por el R8 (algo decidido desde que conocí a éste cuando se presentó en Madrid, y por las enormes diferencias a su favor por muy parecidos que puedan resultar ambos rifles), y a la vez significó el reconocimiento hacia las virtudes del Mauser 03, destacando en mi opinión en la oferta de las armas de caza mayor con cañones intercambiables y con mecanismo de cerrojo tradicional, y quiero decir “de cuatro movimientos”, aunque ya verán que el diseño de este cerrojo es bien original y distintivo. Pero es preciso antes de seguir con el comentario del 03 hacer al menos una mínima mención a la marca que lo produce y a sus antecedentes entre los rifles de caza.

Y si digo “de caza” es porque si estos Mauser darían para escribir un grueso libro, las aportaciones de esta marca al apartado militar es bien importante y destacada, imponiendo en la Historia uno de los apellidos más fundamentales y famosos, con un prestigio más que centenario y cuyos diseños han destacado entre la élite mundial.

Se puede asegurar que si por supuesto ha habido numerosos diseños Mauser de gran importancia, ninguno puede compararse al fusil “System-1898”, con el que la empresa alemana señaló un punto y aparte en la historia de las armas. Fue un modelo extraordinario en todos los sentidos, que permaneció durante muchos años en los arsenales de ejércitos principales, desde el que se hicieron y se hacen infinidad de copias o variaciones producidas por fábricas de todo el mundo, y que aún hoy es una referencia innegable en infinidad de armas para caza y tiro de precisión.

Con la base de su Modelo 98 Mauser creó también fenomenales rifles deportivos, incluso los “Magnum” con acción más grande y modificada para disparar los cartuchos más potentes destinados a la caza de especies peligrosas.

Y dando un salto en el tiempo es obligado citar al modelo 66, creado por el famoso técnico Walter Gehmann, pretendiendo con él evolucionar y hasta desbancar de alguna manera al M98. Estaba dotado de un muy peculiar cerrojo “telescópico”, hecho así para reducir sensiblemente la longitud del arma, y también por la posibilidad de intercambiar su cañón para disparar diferentes municiones. No piensen que ése fue un invento de Blaser.

Y hay que comentar también que Mauser realizó un diseño de cerrojo rectilíneo (tras la “revolución” comercial planteada por la aparición del Blaser 93), al que denominó Modelo 96, pero ya sabemos que ninguna marca pudo realmente oponerse a los peculiares Blaser en ese segmento.

Un cerrojo tan distinto como excepcional

No obstante, Mauser mantendría su línea evolutiva y el que se conoció como rifle M-03 (por 2003), serviría para confirmar una vez más el buen trabajo realizado en todos los niveles desde su fábrica. La creación de este arma se atribuye a Thorsten Mann, entonces director de la compañía, y pese a que su esquema de funcionamiento es el clásico para un rifle con ciclo de repetición de cuatro movimientos (arriba, atrás, adelante y abajo), el cerrojo de este rifle es bien distinto al de sus antecesores.

Hasta su materialización, los cerrojos Mauser integraban dos tetones de cierre en su cabeza, mientras el del 03 cuenta con seis: tres frontales de gran tamaño y otros tres menores para mayor seguridad dispuestos tras ellos. Esto supone una superficie de acerrojado mucho mayor, a la vez que el diseño “triangular” que ofrece su sección optimiza el guiado por el cajón de mecanismos, lo mismo que una mayor fiabilidad y suavidad en el desplazamiento del cerrojo a través de él.

Por su parte el cabezal, que incluye el extractor y el pistón de tensión constante que asegura la expulsión de las vainas, es también fácilmente separable del cuerpo del cerrojo con sólo oprimir la palanca del seguro situada en la parte trasera. Esa pieza del cerrojo se tendrá que sustituir o no en función del cartucho que se vaya a disparar, y esto por las diferencias de diámetro en los culotes.

También la concepción del seguro es tan original como inteligente, pues un movimiento del dedo pulgar sirve para “tensar” el mecanismo de disparo desde él, pudiendo llevar hasta ese momento el rifle con total seguridad con un cartucho alojado en la recámara. Regresar a la posición de “seguro” es igualmente sencillo, ya que basta con pulsar una pequeña tecla situada por debajo de la palanca antes comentada. Es muy sencillo e inmediato, aunque lógicamente requiere una cierta tensión para armar la aguja percutora. Es así por una cuestión mecánica y funcional, ya que preparar el rifle para abrir fuego siempre ha de ser ejecutado de forma totalmente consciente e intencionada...

(Seguir leyendo en el Nº 52 de Armas Internacional. Artículo de 9 páginas y 31 imágenes con sus correspondientes comentarios. Puede conseguir la revista en edición impresa o en formato digital desde nuestra tienda OnLine)