Pistolas FN: Armas para la historia (I)

 

Texto y fotos: Luis Pérez de León, salvo indicadas

En esta ocasión vamos a tratar sobre varias armas que marcaron la evolución de una de las principales fábricas del mundo y en cuyo desarrollo fue protagonista uno de los más importantes diseñadores de la Historia. Serán sólo pistolas y hasta la II Guerra Mundial, pues esta empresa ha producido, y produce, otros muchos ingenios, algunos de gran fama y alcance internacional.

 Se trata de la Fábrica Nacional de Armas belga, y de John Browning, ambos, empresa e inventor, universalmente reconocidos entre los más importantes que han existido y con una larga saga de diseños y realizaciones de éxito en sus respectivas historias.

 La Fabrique Nationale D’Armes de Guerre o FN, como la llamaremos desde ahora, se creó en Herstal, localidad muy próxima a la ciudad de Lieja en 1889. Se establecía para llevar a cabo la producción de nada menos que 150.000 fusiles de tipo Mauser que en su modelo de aquel año habían sido encargados por el gobierno belga. En la creación de la FN intervinieron las más destacadas empresas dedicadas a las armas en aquella región, siendo Henri Pieper (Anciens Etablissements Pieper), el que puede considerarse como más notable en el impulso de la FN, pues además era el primer accionista.

 

El año 1897 tuvo una especial significación para aquella joven y pujante empresa, pues en él se inició una muy importante relación con un diseñador estadounidense llamado John Browning, quien llegaba a Bélgica avalado por una ya muy notable trayectoria junto a las más destacadas empresas de su país, generando importantes avances en distintos tipos de armas, una situación que se mantendría durante bastantes años más, hasta su muerte.

John Moses Browning (1855 –1926) nacido en Ogden, Utah, conoció desde niño el ambiente de las armas, pues su familia poseía un comercio y taller de armería en su localidad. Seguramente es el diseñador más prolífico de la Historia, habiendo registrado 128 patentes relativas a armas y mecanismos de todo tipo (la primera concedida el 7 de octubre de 1879), además de crear sus propios cartuchos, y son muchos de esos inventos los que hoy siguen vigentes. 

Su colaboración con FN fue larga y fructífera, creando una serie de pistolas de gran éxito e importancia en el desarrollo de esas armas de las que nos vamos a ocupar en éste y otros capítulos, aunque alguna ha llenado gruesos volúmenes por sí misma…

 (Seguir leyendo en el Nº 50 de Armas Internacional. Artículo de 10 páginas y 27 imágenes con sus correspondientes comentarios. Puede conseguir la revista en edición impresa o en formato digital pdf.

Visita nuestra tienda OnLine)